“La Física también puede ayudar a frenar el cáncer”

Content available in Spanish only

27 de abril de 2018, Madrid. La Física también puede ser un arma frente a los tumores. De ello ha hablado esta mañana en la Fundación Ramón Areces el profesor Miguel Ángel Fernández Sanjuan, de la Universidad Rey Juan Carlos: “El cáncer es una enfermedad muy compleja y heterogénea desde todos los puntos de vista. De modo que para afrontar su conocimiento se necesita una integración de todas las ciencias, incluida la Física, la Biología y el modelado matemático, además de la Medicina”. Este experto ha participado en una jornada organizada por la Real Sociedad Española de Física, la Fundación Ramón Areces y la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido para explorar los actuales retos de la Física en campos muy distintos. Fernández Sanjuán ha explicado como, mediante el uso de modelos matemáticos y biológicos, se puede estudiar la evolución de ciertos tipos de tumores, así como realizar su validación frente a datos experimentales. “Igualmente, se ha analizado el efecto del sistema inmune y el estudio de ciertos protocolos de quimioterapia. “La física del cáncer es una línea de investigación prometedora que puede ser de utilidad para una mejor comprensión y tratamiento del cáncer”, ha añadido.

Por su parte, José Adolfo de Azcárraga, presidente de la Real Sociedad Española de Física, ha recordado cómo “la Física es una importantísima fuente de conocimiento y, por tanto, de Cultura. Cuando se menciona la Física vienen a la mente nombres como Newton, Einstein o Bohr y problemas tan profundos como la naturaleza del espacio-tiempo y la evolución del universo, los misterios de la física cuántica o, más recientemente, el descubrimiento del bosón de Higgs en 2013 y las ondas gravitatorias en 2015. Pero la Física es también la base de innumerables aplicaciones tecnológicas, desde la máquina de vapor, el motor de explosión o el láser, hasta el familiar GPS o las nacientes y espectaculares información y computación cuánticas”, ha añadido el profesor Azcárraga. ” Si los aparatos que manejamos en nuestro día a día indicaran el nombre del científico que descubrió los principios que regulan su funcionamiento, casi todos llevarían el nombre de un físico”.

La Física se enfrenta ahora a nuevos retos que van desde las nuevas aplicaciones de materiales, el funcionamiento de la energía oscura o el cartografiado del Universo. Algunos de ellos han sido abordados en esta jornada celebrada en la Fundación Ramón Areces, en la que han participado investigadores españoles que desarrollan su carrera en instituciones de Reino Unido (como las universidades de Cambridge, Edimburgo y Open University) y en centros españoles (Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Rey Juan Carlos y el Centro Universitario de la Defensa adscrito a la Universidad de Zaragoza).

Del cambio climático a la exploración espacial

Xavier Moya, investigador de la Royal Society en el Departamento de Ciencia de Materiales y Metalurgia de la Universidad de Cambridge, ha recordado el hito que supuso el primer refrigerador industrial, inventado por Charles Tellier en 1850. Basado en la compresión y descompresión de un gas inflamable, nos permite conservar alimentos en frío en nuestros hogares, transportar medicamentos y vacunas de forma segura y gozar de aire acondicionado en climas cálidos. “A pesar del indiscutible éxito de dicha tecnología, la necesidad de reemplazar gases que son nocivos para el medio ambiente, así como de aumentar la eficiencia energética de neveras y aires acondicionados, ha llevado a la búsqueda intensa de tecnologías alternativas basadas en materiales sólidos”, ha asegurado Moya, cuyas investigaciones se centran en los materiales mecanocalóricos. “Poseen la particularidad de cambiar de fase sólida cuando se aplica un esfuerzo mecánico, lo que permite ceder o absorber calor”, ha añadido.

Julia Herrero, profesora del Física ​en el Centro Universitario de la Defensa de la Universidad de Zaragoza ha hablado de la relevancia de la física en el desarrollo de la informática, utilizando los imanes como ejemplo de las múltiples aplicaciones de los materiales magnéticos en nuestras vidas. “Los materiales magnéticos han evolucionado en múltiples aplicaciones desde la brújula hasta los ordenadores o la refrigeración magnética”.

El cosmos ofrece innumerables retos para la física. Marc Manera, de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha recordado cómo tan solo a finales del siglo XX y a partir de las observaciones de supernovas se descubrió que la expansión del universo, en lugar de ser cada vez más lenta, se estaba acelerando. “Esto implicó el descubrimiento de la llamada energía oscura, que constituye el 70% de la cantidad total de energía-materia en el universo”. “Los trabajos en marcha y que aglutinan información de millones de galaxias observadas con grandes telescopios puedan ofrecer algunas respuestas al funcionamiento de esta forma de energía”. En esta misma línea, Julia Campa, de la Open University británica, cuyo trabajo se centra en el desarrollo de Instrumentación astronómica para la exploración espacial recalcó “el gran reto al que nos enfrentamos debido a la radiación solar que empeora la imagen en misiones como Euclid, Hubble Space Telescope y Gaia”.

Tags: