Florence Nightingale y la epidemiología: un homenaje a los sanitarios

SHARE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En estos días de crisis sanitaria causada por la COVID-19, enfermedad que ha obligado a confinarnos en casa a gran parte de los europeos, se suceden las muestras de reconocimiento a uno de los colectivos que más está trabajando para que esta pandemia pase lo más pronto posible y con el menor número de víctimas. Me refiero a los trabajadores sanitarios, y en especial a los enfermeros, que aguantan jornadas maratonianas y ponen en riesgo su vida y su salud por cuidar de la nuestra y la de nuestros seres queridos. Por ello, me gustaría utilizar esta entrada para homenajear su esfuerzo y dedicación no sólo en estos momentos, sino a lo largo de la historia, recordando la figura que a día de hoy es considerada la madre de la enfermería moderna: Florence Nightingale. Gracias a ella se empezaron a instaurar medidas higiénicas básicas tales como lavarse las manos en hospitales y centros sanitarios, y se profesionalizó el oficio de enfermería con la creación de las primeras escuelas laicas. Además, fue una feminista convencida, incluso décadas antes de la aparición del movimiento sufragista, que promovió y reclamó igualdad de condiciones en la práctica de la profesión.

Figura 1. Retrato de Florence Nightingale.

Nightingale (12 de mayo 1820 – 13 de agosto 1910) nació en el seno de una familia acomodada británica y, desde muy joven, sintió la vocación de dedicar su vida a cuidar de los enfermos. Decidida a cumplir su sueño, Nightingale estudió ciencias y matemáticas para iniciar su formación, desafiando a su familia y a las estrictas convenciones sociales de la época victoriana, para las cuales la única salida decente para una mujer de su posición era el matrimonio. Durante algunos años, se dedicó a viajar por diversos centros sanitarios de Inglaterra y otros países, completando así su formación de manera autodidacta.

Su contribución más famosa e importante llegó cuando el ejército inglés le asignó la dirección de un grupo de 38 enfermeras voluntarias en la guerra de Crimea (1853-1856). En los hospitales de campaña, las enfermedades infecciosas y las penosas condiciones higiénicas mataban a más soldados que las propias batallas (80 de cada 100 de los que morían). Ante este panorama desolador, Nightingale estableció medidas higiénicas y de salubridad básicas que redujeron la mortalidad de forma drástica, como indica el conocido Diagrama de la Rosa (véase Fig. 3). El Diagrama de la Rosa, más adelante llamado diagrama polar en matemáticas, es una representación estadística innovadora inventada por la propia Nightingale, la cual muestra el número de muertes de soldados y sus causas que tenían lugar mes a mes. Una de las medidas higiénicas adoptadas, por cierto, es algo que ahora nos repiten tantas veces al día como medida efectiva contra el coronavirus: un gesto tan sencillo como lavarse las manos. Gracias a Nightingale y a su actuación en la guerra de Crimea, se empezó a considerar la higiene como herramienta esencial para salvar vidas.

Figura 2. Memorial de la Guerra de Crimea.

A su vuelta a Inglaterra, fue recibida como una heroína nacional y comenzó una campaña para mejorar la higiene y la calidad de la asistencia en hospitales militares y civiles. Poco después, fundó la primera escuela para enfermeras en el hospital Saint Thomas de Londres, y desarrolló importantes reformas de salud pública en todo tipo de centros sanitarios a lo largo del Imperio Británico. Dichas reformas estuvieron basadas en los minuciosos informes estadísticos y epidemiológicos que realizaba periódicamente para el Gobierno.

Quizás esta faceta suya sea la más desconocida y, sin embargo, se le considera una pionera en el uso de técnicas de estadística descriptiva y métodos epidemiológicos en salud pública. Algo que en estos días tan extraños vemos casi a todas horas en medios y redes sociales. Ya sabéis, esos gráficos estadísticos descriptivos acerca de la evolución de la pandemia por coronavirus, elaborados por los equipos científicos y sanitarios que trabajan para los gobiernos en las medidas de contención. Pues bien, Nightingale fue la primera persona en usar este tipo de representaciones visuales para convencer a las autoridades de aplicar mejoras sanitarias, siendo de alguna manera la pionera de estos equipos de alerta sanitaria. Su manera de analizar los datos y de representar los resultados de manera clara y visual le valieron importantes reconocimientos y distinciones, entre ellas la de ser la primera mujer miembro de la Statistical Society británica en 1858. Además, en 1874 fue miembro de honor de la American Statistical Society, y la Reina Victoria le condecoró con la Orden del Mérito del Gobierno Británico. Si pensamos en las encorsetadas normas sociales y morales en cuanto al sexo femenino que imperaban en la Inglaterra victoriana, estos logros tienen, si cabe, el doble de mérito.

Figura 3. Diagrama de la Rosa creado por Florence Nightingale. En el diagrama se representan por colores el número de muertes por las diferentes causas en cada mes (heridas de bala, infecciones y otras causas), permitiendo visualizar fácilmente la evolución de la mortalidad.

Florence Nightingale es hoy en día un referente para todo estudiante y profesional de enfermería. El juramento que lleva su nombre fue redactado basándose en sus escritos pedagógicos acerca del desempeño de la profesión, y en el juramento hipocrático de los médicos. Incluso a día de hoy, éste es el juramento tradicional efectuado por los nuevos enfermeros en múltiples países. Unos profesionales que en estos días reciben todo tipo de reconocimientos, pero a los que no debemos olvidar cuando pase esta crisis sanitaria. Los enfermeros y enfermeras son héroes anónimos de nuestro día a día y, como tales, debemos cuidarlos, respetarlos y reconocer su trabajo para que nos sigan cuidando cuando hayamos vencido al coronavirus. Gracias de corazón.

* * *

Por Olaya Muñoz Azcárate (@OlayinaBio), Doctora en Biología. Responsable de proyectos para el sector agroalimentario. Up Intelligence. Gijón (Asturias, España)

Más información:

  1. Biografía de Florence Nightingale. Fuente: Wikipedia.
  2. Biografía de Florence Nightingale. Fuente: Estadística para todos.
  3. Entrada sobre Florence Nightingale como pionera en estadística. Fuente: Mujeres con Ciencia.
  4. Entrada sobre Florence Nightingale resaltando su rol como enfermera y su contribución a la estadística. Fuente: Mujeres con Ciencia.
  5. Entrada sobre Florence Nightingale. Fuente: ELSEVIER.

SHARE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin