Regreso al futuro: una monografía botánica en el siglo XXI

*Content only available in Spanish*

Descubiertas nuevas especies de plantas por un equipo de investigadores de la universidad de Oxford en un estudio monográfico sin precedentes.

Ipomoea lilloana Valley creeper de Bolivia una de las 850 especies de campanitas que se encuentran en los trópicos.

Desde antes de Darwin y hasta hoy, el estudio monográfico de cualquier grupo de organismos es un aspecto fundamental de las ciencias biológicas. Años de estudios y de prestar la máxima atención al detalle para registrar y describir todas las especies en un género o familia. El resultado, presentado como un texto enciclopédico, es una monografía. Taxonomía en su máxima expresión.

Sin embargo, y a pesar de su indudable valor, el estudio monográfico de grandes grupos de plantas o animales es cada vez más infrecuente. Con frecuencia, tanto este tipo de trabajos como la propia taxonomía son vistos como actividades más propias del siglo XIX que del XXI. Ahora, un equipo de botánicos de la Universidad de Oxford se ha propuesto revitalizar esta disciplina y luchar contra este estigma con la presentación de una nueva monografía del género Ipomoea en América. La obra, de 825 páginas, presenta información detallada sobre las 425 especies de Ipomoea conocidas hasta el momento en el continente americano. Entre ellas, varias especies se utilizan con frecuencia en jardinería (se conocen como campanitas), y otras son preocupantes invasoras, también en España. Además, de entre todas las especies destaca una de gran importancia a nivel mundial: la batata, también conocida como boniato o camote.

El equipo de investigadores, liderado por el catedrático de sistemática de plantas Robert Scotland, sigue con este trabajo los pasos de su predecesor en Oxford, Robert Morison. Morison no sólo creó la primera clasificación sistemática de plantas, sino que además publicó la primera monografía botánica (sobre la familia de las zanahorias) en 1672. No obstante, el trabajo presentado ahora difiere del de Morison, eminentemente morfológico, en que incorpora técnicas de análisis del ADN, demostrando que la taxonomía también se puede beneficiar de las herramientas propias del siglo XXI.

El profesor Robert Scotland con un árbol evolutivo de Ipomoea que incluye 2000 especimens secuenciados por ADN DNA Photo credit: John Baker

Los investigadores han dedicado seis años a estudiar miles de especímenes de plantas recogidos durante los últimos tres siglos, ahora conservados en museos y herbarios de todo el mundo. En primer lugar, gracias a este estudio han descrito 65 especies nuevas para la ciencia y corregido numerosos errores en la identificación de especímenes de herbario (alrededor del 40% de los especímenes estudiados tenían una identificación errónea). Además, han obtenido información muy útil para entender la extraordinaria diversificación de este grupo de plantas y, en particular, para entender el origen y evolución de la batata.

John Wood, uno de los autores, nos explica la importancia del estudio: “al margen del uso académico de una monografía, un estudio de estas características tiene implicaciones reales para estudios medioambientales y de conservación posteriores. ¿Cómo podemos conocer o proteger una especie si no sabemos que existe o apenas conocemos sus características básicas?” Esto es especialmente importante en el caso de plantas utilizadas por los humanos como la batata, uno de los diez cultivos más consumidos del mundo.

Las plantas con flor y los insectos son dos “puntales” de la biodiversidad global, dice el español Pablo Muñoz Rodríguez, otro de los autores. “Sin embargo, para algunos grupos como Ipomoea ni siquiera sabemos qué hay, y para poder proteger algo lo primero es conocerlo”. Ahí radica la importancia de seguir produciendo monografías como ésta: en descubrir y entender la biodiversidad del planeta para poder protegerla.

Referencia: Wood, J.R.I., P. Muñoz-Rodríguez, B.R.M. Williams & R.W. Scotland (2020). A foundation monograph of Ipomoea (Convolvulaceae) in the New World. Phytokeys 143: 1-823. doi: 10.3897/phytokeys.143.32821.

Tags: