¿Un teléfono para personas mayores que funciona solo?

Jorge Terreu Serrano

Desde que los avances tecnológicos entraron en nuestra sociedad, han surgido diversas opiniones sobre las ventajas y desventajas que han supuesto en nuestras vidas. Lo que sí tenemos claro es que las nuevas tecnologías han cambiado por completo nuestro día a día. Sin embargo, estos avances han conducido también a una mayor desigualdad que no afecta únicamente a nivel económico sino también a nivel generacional. 

En los últimos años, los avances tecnológicos han facilitado el flujo de información y ofrecido nuevas dinámicas de trabajo e incluso nuevos canales de comunicación. Es por ello que ahora, más que nunca, es importante saber manejar  las plataformas digitales y las herramientas tecnológicas; pues nos ayudan a acceder a contenido muy amplio y variado, comunicarnos con nuestros seres queridos e incluso entretenernos en nuestro día a día.

Las plataformas de redes sociales se crearon para permitir la conexión universal entre personas que se encontraban en distintos lugares. Según un estudio realizado por IAB SPAIN en 2020, el 87% de los internautas de 16 a 65 años utiliza Redes Sociales, lo que representa casi 26 millones de usuarios en España. Sin embargo, ¿dónde quedan las personas de la tercera edad? ¿Por qué no existen herramientas que acerquen el uso de las nuevas tecnologías a las generaciones más mayores, permitiendo que también puedan disfrutar de los beneficios que éstas nos ofrecen? Es así como surge Maximiliana, el primer teléfono móvil para personas mayores o con dificultades tecnológicas que funciona de manera totalmente autónoma, sin necesidad de presionar botones.

Figura 1. Imagen que muestra cómo el teléfono de Maximiliana funciona. Crédito de imagen: Maximiliana.

Maximiliana es el nombre de la abuela de Jorge, fundador y actual director de la empresa. La idea brota en 2018 cuando Jorge, durante su estancia de erasmus en Francia, siente la necesidad de comunicarse con sus familiares, en concreto, con su abuela. Ella no disponía de conocimientos tecnológicos, por lo tanto, la única vía de comunicación eran las clásicas llamadas telefónicas. Este hecho hacía imposible realizar videollamadas y recuperar el contacto cercano del que disponían en Zaragoza.

Aprovechando que Jorge se encontraba estudiando la carrera de ingeniería informática, decidió comenzar a diseñar un proyecto que le permitiera comunicarse de una forma cercana con su abuela desde la distancia, sin que ella tuviera que tocar ni saber usar el dispositivo.

Meses más tarde, en abril de 2019, nació el primer prototipo del proyecto que Jorge tenía en mente. Poco a poco, fue realizando pruebas y progresando en su idea de tal modo que, en marzo de 2020, se alcanzó un producto mínimo viable. Debido a la situación de pandemia que comenzaba entonces, Maximiliana contó con el primer donativo que permitió desarrollar los 5 primeros terminales para el Hospital Clínico de Zaragoza donde, a su vez, también se pudo testear el producto. En Junio de 2020 múltiples medios se hicieron eco del entonces proyecto y dieron difusión al mismo en radios y periódicos.

Es ese momento es cuando se funda la empresa, gracias a una inversión de capital que permite el comienzo de una nueva etapa más seria con importantes recursos para adquirir terminales y empezar a desarrollar a gran escala el producto. Asimismo, se incorpora al equipo Pedro, compañero de promoción de Jorge y actual director técnico de la compañía. Maximiliana da sus primeros pasos como empresa seria en septiembre 2020 con la apertura de las oficinas en Plaza San Francisco y la llegada de los primeros clientes. A principios de 2021, se incorporaron hasta 4 personas más al equipo, lo que llevó a desarrollar departamentos tales como Desarrollo de Negocio o Marketing en la empresa.

A día de hoy, Maximiliana, la abuela de Jorge, sigue utilizando el sistema desarrollado por su nieto que, a su vez, se ha extendido a más usuarios que ahora también pueden sentirse un poco más cerca de sus seres queridos de una forma sencilla y fácil.

En cuanto al producto, Maximiliana es una suscripción mensual que incluye un terminal configurado y acondicionado para todas aquellas personas mayores que no disponen de este manejo tecnológico. La característica principal de este dispositivo es que todas las llamadas y videollamadas entrantes se descuelgan solas, permitiendo así una fácil comunicación entre nuestros usuarios y sus seres queridos — hay que tener en cuenta que el familiar responsable es el encargado de controlar el dispositivo. La idea cobra importancia a raíz de la crisis provocada por la COVID-19, donde los confinamientos y las restricciones de movilidad hacen necesarias estas herramientas de conexión y comunicación entre los usuarios. Los que más sufren las consecuencias negativas de esta crisis a nivel social son las personas mayores que, muchas veces, se encuentran solas y sin la posibilidad de contacto con sus familias más allá de las llamadas telefónicas. Según un estudio realizado por la empresa thyssenkrupp Home Solutions, el 72% de las personas mayores de 65 años reconoce que lo que más echó de menos durante el periodo de confinamiento domiciliario fue a su familia y, en especial, a sus nietos; muy por delante de salir a pasear (63%) o ver a sus amigos (52%). Maximiliana busca romper con estas barreras y ofrecer un contacto más directo a los usuarios de una manera sencilla y adaptada a sus escasas o incluso inexistentes habilidades tecnológicas.

Por otra parte, muchas veces, la falta de tiempo demora una llamada telefónica o una reunión familiar. Sin embargo, gracias a Maximiliana, relacionarse con la familia es mucho más sencillo, ya que podemos saludar a nuestros seres queridos en pocos segundos y sin importar su ubicación. Poder conectar con la familia mediante videollamadas es más interactivo e incrementa la sensación de compañía, evitando así que estas personas se sientan solas. Por ello, Maximiliana puede suponer un primer acercamiento a las nuevas tecnologías a este rango de edad y hacer que se abran a ellas, aumentando así su seguridad y autoestima y animándoles también a probar nuevos retos tecnológicos.

* * *

Por Jorge Terreu Serrano, Director de la empresa tecnológica para mayores Maximiliana.

Más información:

  1. Página web: Maximiliana.
Etiquetas: