Los coches verdes del futuro

Javier Monzó

En los últimos años hemos sido espectadores de cómo las estaciones de verano e invierno se han alargado mientras que las estaciones de otoño y primavera apenas las disfrutamos. También la temperatura media del planeta ha aumentado como consecuencia del cambio climático.

Esta variación de las condiciones propias de cada una de las estaciones tiene un efecto directo sobre los animales y las plantas, ya que la temperatura de mares y ríos aumenta, los polos se deshielan y las especies se extinguen por el cambio de las condiciones climáticas. Todos estos cambios se deben a los contaminantes que enviamos a la atmósfera que causan el efecto invernadero, como el que ocurre en un invernadero agrícola en el cual la temperatura se mantiene cálida y estable. El problema es cuando este efecto es muy grande y la temperatura global va en aumento. Participar en la reducción de emisiones de gases causantes del efecto invernadero (como el CO2) presentes en la atmósfera fue la motivación para que decidiera cambiar las cálidas tierras alcireñas por las frías y húmedas inglesas, donde mi trabajo se centra el desarrollo de celdas de combustible alternativas a los motores tradicionales para los vehículos de automoción.

Así nos imaginamos que son los eco-coches

Simplificando: los coches ecológicos. ¿Sabes qué son? Son los nuevos automóviles que se están fabricando y que utilizan combustibles diferentes a la gasolina, como por ejemplo el hidrógeno. La utilización de estos vehículos es muy importante para luchar contra el cambio climático, ya que no emiten humos contaminantes sino agua. Probablemente se esperaría que estos coches sean como los que vemos en la imagen, pero en realidad son muy parecidos a los tradicionales presentando únicamente una diferencia esencial. En estos coches, el motor común se ha sustituido por una celda de combustible, un dispositivo (como el que se muestra en al imagen) capaz de transformar la energía química en energía eléctrica mediante una reacción química. Estos dispositivos presentan la ventajas de que no emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera, siendo muy eficientes y respetuosos con el medio ambiente ya que el producto final del proceso de generación de energía es agua.

 

Actualmente, el precio de estos automóviles es muy elevado y se encuentran en proceso investigaciones que mejoren su fabricación y reduzcan los costes de producción y que sean, por tanto, más asequibles para el ciudadano de a pie. La principal mejora que se debe hacer es alargar la vida de las celdas de combustible que sustituyen al motor mediante el desarrollo de catalizadores durables, el componente de la celda de combustible dónde se genera la energía verde que mueve estos eco-coches. Con el objetivo de aumentar la vida de las celdas de combustible y así reducir su coste, parte de mi proyecto de investigación se ha basado en el desarrollo de una metodología para entender cómo los catalizadores de una celda de combustible se comportan durante el proceso de producción de energía, siendo capaces de desarrollar nuevos catalizadores que duran más tiempo y que podrían ayudar a producir coches ecológicos más baratos.

Recuerda: Los coches ecológicos son una muy buena herramienta para luchar contra el cambio climático de forma diaria y ayudar así a frenar el deshielo de los polos y la desaparición de muchas especies en todo el planeta.

Gracias al programa de bolsas de viaje (Travel Grants) de CERU, el pasado mes de agosto asistí al Congreso Internacional de la Asociación de Electroquímica en La Haya (Países Bajos) en el que pude presentar mi trabajo. En dicho congreso se dieron cita los principales científicos y empresas del sector de la energía verde. Durante el congreso tuve la oportunidad de dar una charla y explicar mi investigación, lo que me permitió interactuar con otros científicos y poder recibir consejos de cómo mejorar los materiales que habíamos preparado en el laboratorio y que buenos resultados nos han dado.

Por Javier Monzó, estudiante de doctorado de la Universidad de Birmingham. SRUK Delegación de las Midlands.

 

Etiquetas: