CineScience I: “Somos esclavos del tiempo”

Dr. Karla Robles and Dr. Margarita Segovia

Sin duda alguna una frase que no deja indiferente a nadie. Con esta reflexión, Fernando Fernán Gómez en su papel de Don Rodrigo en la película española El Abuelo, nos muestra la grave preocupación del ser humano ante el paso del tiempo ,y sobre todo, el temor a ser capaces de afrontar la inevitable época de la vejez.

El Arte, ha servido en numerosas ocasiones como una herramienta importante de acercamiento de la Ciencia tanto al público general como a la propia comunidad científica. En una época en la que los medios sociales como Twitter, Facebook y Blogs son el puente para mejorar dicha comunicación, no podemos olvidar la gran labor que el Cine puede hacer en este sentido. Desde CERU, queremos acercar la Ciencia al público en general a través de sesiones de debate científico llamadas CineScience donde, ayudados de la proyección de diversas películas, se discuten diferentes temáticas de interés general, como la tratada en nuestra última sesión, “La vejez en la época actual”.

Son muchas las películas que han tratado este tema, como es el caso de El Abuelo, película de 1998 situada en los magníficos paisajes del norte de España, en Asturias. Basada en la novela homónima de Pérez Galdós, dirigida por José Luis Garci y que contó con la nominación al Oscar a mejor película extranjera, El Abuelo sabe plasmar con total exactitud el sentimiento del anciano y su valor como ser humano en los inicios del siglo XX, sentimiento que, desafortunadamente, vemos y vivimos aún de manera muy clara hoy en día.

Imagen de Don Pío y Don Rodrigo en la película El Abuelo

 

La vejez, como periodo de la vida del ser humano, ha tenido diferentes connotaciones a lo largo de la historia. Aún así es importante preguntarnos ¿cómo se vive el envejecimiento actualmente? ¿qué entendemos por vejez? ¿cuándo consideramos a una persona como “mayor”? y, en resumen, ¿cómo percibimos la vejez hoy en día?

Oficialmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como población adulta mayor o de edad avanzada a las personas que se encuentran entre los 60 y 74 años; ancianos, de 75 a 90 años; y grandes longevos a los mayores de 90 años. Sin embargo, siendo realistas, nunca hacemos estas distinciones y para la mayoría de la población, cualquier persona mayor de 60 años se le denomina anciano. Por otro lado, debido a que antiguamente existía una gran falta de tratamientos efectivos así como guerras mundiales o epidemias, pocas personas lograban vivir más allá de los 30 o 40 años. Por lo tanto la esperanza de vida era diferente entonces a la que tenemos ahora.

“El diablo sabe más por viejo, que por diablo”

A través de la historia, y en diferentes culturas del mundo, los ancianos han sido percibidos de maneras distintas. Son reconocidos como líderes en diversas culturas, representando sabiduría, experiencia, conocimiento a la vez que se les brindaba gran respeto y admiración, sobre todo como vencedores y sobrevivientes. A muchos de ellos se les considera encargados de transmitir tradiciones y crear herederos de una gran cultura para, sobre todo, lograr trascender y dejar una huella de nuestro paso en este mundo a través de los que venimos a llamar nuestros herederos. En El Abuelo, podemos ver al personaje principal buscar con gran fervor y vehemencia a su “heredera real”, reflejando este punto como su único propósito de vida. Es un hombre que se encuentra en soledad, carencia y sin apoyo económico, sobre todo porque su único heredero, su hijo, ha muerto.

Todos tenemos miedo a envejecer, a ese paso inevitable al que todo ser humano se encuentra destinado. Y ¿por qué tenemos miedo? Porque somos vulnerables a nuestro mundo, a las personas, a las enfermedades y al ambiente. Pero, ¿qué define cómo de bien envejecemos? Esto depende de un varios factores, entre ellos genéticos, ambientales y de nuestro estilo de vida. Es por ello que en la actualidad numerosos grupos de investigación han enfocado sus trabajos a tratar de entender de manera básica los mecanismos biológicos que regulan el envejecimiento para, de alguna forma, poder frenar nuestro “reloj biológico”. Grupos como los del Dr. Juan Carlos Izpisua (Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk, EEUU), han dado un paso que acerca un poco más este sueño científico usando tanto ratones como células humanas. Otros centros de investigación como la Universidad Católica de Murcia, la Clínica Centro de Madrid, el Hospital Clínic de Barcelona y la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan han colaborado en estos estudios a través de procesos de reprogramación celular (una especie de reseteo de la propia célula como si de un ordenador se tratase) con modelos que reproducen la Progeria, enfermedad rara que en el ser humano provoca un envejecimiento prematuro. No obstante esta estrategia no es sencilla ni totalmente segura por el momento. Aun así, el interés social en este tema se ve reflejado en premios como el Vanguardia de la Ciencia, concediéndo este año 2017 a las investigaciones sobre la regeneración de tejidos realizadas por Dr. Pura Muñoz-Cánoves y Dr. Laura García-Prat de la Universitat Pompeu Fabra (UPF). Aun así, científicos como el Dr. Carlos López Otín (Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo), subrayan la importancia de saber que estos estudios tienen sus limitaciones ya que “el ser humano es el resultado de 3.500 millones de años de evolución e intervenciones radicales para modificar esto, podría traer la evolución hacia un ser humano diferente al que conocemos hoy día”.

Además de los diferentes avances en el conocimiento biológico del envejecimiento, no debemos olvidar, que el factor social tendrá una gran influencia en la forma de entender la vejez. Aunque por suerte existen aún sociedades en las cuales nuestros mayores se encuentran apoyados desde un punto de vista psicológico, familiar y social, en muchas otras sociedades se vive la carencia de este tipo de apoyo multidisciplinar para su bienestar.

Como ejemplos de este apoyo multidisciplinar, podemos mencionar el sistema de salud personalizado. Actualmente, la OMS, ha propuesto la Estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud”que se implementará a nivel mundial. Esto supone una mejora de las oportunidades de ofrecer una vida de retiro y descanso a gente trabajadora que ya han cumplido con su papel en la sociedad. Dicha estrategia propone: la creación de entornos adaptados a las personas mayores, conocido como Gerontodiseño, el establecimiento de sistemas para ofrecer atención crónica, el alineamiento de los sistemas de salud con las necesidades de las personas mayores y el cambio en la percepción del envejecimiento y las personas mayores.

Sin embargo, como ya mencionamos anteriormente, para muchas sociedades hoy en día los “viejos” siguen siendo una carga o un estorbo, encontrándonos con hasta un 6% de la población afectada por situaciones de maltrato, tanto físico como psicológico. Dichas situaciones generan cuadros de depresión que afectan hasta a un 7% de la población adulta mayor a nivel mundial, lo cual puede llevar al suicidio. Es algo que se ve reflejado en el personaje de Don Pío, profesor de las niñas y amigo de Don Rodrigo en la película. También lo vemos con la traición que sufre Don Rodrigo por parte de la gente del pueblo que conspiró contra él. Ambos personajes carecen del respeto social puesto que “ya no valen para nada”.

La verdadera herencia y el verdadero honor y amor no siempre se da con “la sangre”, y, como bien dice Don Rodrigo, “El honor es un pedazo de mierda”, como lo son muchas personas que se creen honorables. Existe un mundo más allá del honor, donde los verdaderos valores existen y conviven con los verdaderos sentimientos. Donde la vida no se define por cuanto tienes, por lo viejo que te ves o por lo decrépito que te sientes. La sociedad debe dejar de tener miedo a envejecer y denigrar a la población adulta mayor. Se debe seguir luchando por ayudar a nuestros adultos mayores y brindarles esa vida que se merecen.

Es necesario establecer desde la infancia un mejor desarrollo de programas de salud y educación que nos lleven a un mejor entendimiento y respeto de la vejez, así como a llevar un estilo de vida saludable que nos permita envejecer sanamente. De esta forma, nuestros mayores podrán disfrutar de esta etapa como el momento donde se verá el fruto y la recompensa del arduo trabajo y aportación a este mundo y a la sociedad. “Nuestro trato es morir de viejos” con gracia y goce.

Por Dr. Karla Robles López, Estudiante de Doctorado y Doctora en Medicina (Genetista), y Dr. Margarita Segovia Roldán, Investigadora postdoctoral. Universidad de Sheffield. SRUK Delegación de Yorkshire.

Más información:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs404/es/

http://www.abc.es/ciencia/abci-cientificos-espanoles-revierten-envejecimiento-201612151804_noticia.html

http://www.lavanguardia.com/ciencia/20170304/42542014287/premio-vanguardia-de-la-ciencia-2017-pura-munoz-canoves-laura-garcia-prat-envejecimiento.html

http://www.abc.es/los-100-influyentes/2017/carlos-lopez-otin.html

Etiquetas: